Durante los últimos dos meses, China ha estado en aislamiento.

Desde el comienzo del brote de COVID-19 en enero, el ritmo de nuestras vidas ha sido lento. Pusimos en pausa nuestros proyectos; reorganizamos nuestras rutinas y hábitos para que coincidan con nuestra nueva prioridad: evitar el contacto tanto como sea posible para limitar la propagación del virus.

Soy una persona introvertida, y por lo general me gusta quedarme en casa. También me gusta que las cosas vayan despacio. Aún así, me encontré anhelando el contacto humano durante este tiempo de aislamiento. Incluso eché de menos caminar codo con codo con extraños por la calle. Pero la soledad física no era el único desafío. En un intento de prohibir la difusión de información errónea, China aumentó la ciberseguridad y se hizo imposible acceder a WhatsApp, Gmail y todas las plataformas de medios sociales. De pronto, estar en contacto con los seres queridos se puso difícil. También perdí acceso a YouTube, Netflix, y Vimeo, lo que significó que no podía practicar yoga desde mi casa como usualmente lo hago.

Al principio, nuestros días estaban llenos de incertidumbre y de listas de pros y contras. Siendo expatriados en China desde el verano pasado, nos preguntamos, ¿volveremos a Europa? ¿Escapamos a un país cercano para esperar que las cosas se calmen? ¿Nos quedamos aquí y sólo… esperamos? Terminamos quedándonos, siguiendo las recomendaciones del gobierno y hasta divirtiéndonos con las formas creativas que usaban para comunicar mensajes sobre higiene en todos los grupos de WeChat. (En español el juego de las iniciales no aplica bien, pero, la referencia era directamente hecha al nombre del lugar donde se inició la epidemia, WUHAN y que traducido significa lo siguiente)

W ash your hands (Lava tus manos)

U se your mask properly (Usa correctamente tu máscara)

H ave your temperature checked regularly (Revisa tu temperatura regularmente)

A void large crowds (Evita las multitudes)

N ever touch your face with unclean hands (Nunca toques tu cara con las manos sucias)

En este momento, sin embargo, las cosas están volviendo lentamente a la normalidad. Un par de tiendas “no esenciales” abrieron de nuevo, y se está hablando de abrir las escuelas antes de que comience el verano. Los eventos están programados provisionalmente para finales de abril. Las máscaras siguen siendo obligatorias, los controles de temperatura y los códigos QR verdes [la tarjeta de identificación de “salud” que el gobierno chino creó para asegurarse de no poner a otros en riesgo cuando sales] son obligatorios al entrar en todos los edificios. Los cafés y los parques están en su mayoría vacíos o cerrados, pero la vida está volviendo. Estamos celebrando con cautela la posibilidad de reunirnos con amigos para tomar un café, tener charlas con los dueños de los restaurantes locales, y reservar (!) para ir a entrenar al gimnasio.

texto traducido

Estoy aquí para enviar energías positivas y compartir lo que me ha ayudado en las últimas semanas. Estoy aquí con palabras de aliento – incluso con mucha incertidumbre flotando sobre nuestras cabezas aquí en China, hemos podido  encontrar maneras de seguir viviendo y encontrar paz y comodidad en nuestro día a día. Estoy aquí para recordarles que aunque debamos dar prioridad a la seguridad de todos, también tenemos derecho a hacer cosas que nos ayuden a mantenernos sanos y a estar mental y físicamente bien.

Sin más preámbulos, aquí va una lista de ideas. ¡Toma lo que te habla al corazón, mente y cuerpo, y deja el resto!

Una observación sobre el chequeo de noticias

Ahora, más que nunca, es importante ejercitar nuestro pensamiento crítico, para poder separar  la información contaminada de la verdadera. BuzzFeed recientemente cubrió en un reportaje el aumento de los influenciadores (influencers de RRSS) del coronavirus, y el gran número de autoproclamados expertos es escalofriante. Desde el principio, decidí elegir una fuente de información para revisar todos los días. Un médico francés especializado en soluciones para la salud pública en Shanghai enviaba actualizaciones cada mañana en una cadena de mensajes de un grupo WeChat, y eso fue todo lo que consulté. Esto es lo que recomiendo:

  • Elige una plataforma de alta calidad, bien informada y confiable, o mejor aún, un solo columnista para seguir, y olvídate del resto.
  • Programa una hora del día para conectarte y revisar. Pon un temporizador si sabes que puedes hundirte y perderte en el agujero negro de las noticias, y para cuando se acabe el tiempo. No tienes que comprobar las noticias todos los días si eso te abruma.
  • Deja que tu mente procese lo que acabas de leer o ver antes de seguir adelante con otras tareas. Escribe en un diario o canta, baila, garabatea, habla de tus sentimientos si lo necesitas.

Garabatear ha sido útil para navegar mi ansiedad. A veces no tienes las palabras, y darle a tu mente la habilidad de expresarse a sí misma a través de cosas visuales en vez de pensamientos lineales ayuda. Inténtalo cuando las palabras se sientan atascadas en tu garganta!

Revisa tus prioridades

En retrospectiva, me hubiera gustado que alguien me dijera esto semanas atrás. Entré en pánico cuando supe que debido al aumento de las restricciones del firewall del gobierno chino, no podría responder a mis correos electrónicos. ¡Y ni siquiera podía llamar a mis hermanas y mejores amigas! ¿No estaban mis prioridades un poco fuera de lugar? Ojalá me hubiera dado tiempo para sentir la noticia y estar totalmente presente con lo que estaba experimentando al enfrentar este desafío.

Ahora que no puedes practicar en tu estudio de yoga local, visitar tus tiendas favoritas, ir a trabajar, o pasar tiempo con tus amigos como de costumbre, puede ser tentador abordar la desalentadora lista de cosas por hacer que seguías atrasando  para cuando tuvieras más tiempo. Somos humanos, no máquinas. La productividad y los negocios no lo son todo. Permítete tiempo para procesar lo que sea que estés sintiendo. Pueden aparecer muchas cosas: confusión, miedo, gratitud, preocupación… Ajusta tu agenda para que incluya las cosas importantes, como mantenerte en contacto con tus amigos y familia, moverte con regularidad, crear espacios para calmarte, darte paz y encontrar formas creativas de pasar tiempo en línea con tus comunidades.

Haz videollamadas a tus seres queridos

Seamos honestos, a menudo no dedicamos el tiempo suficiente para conectar con otros seres humanos. En lugar de eso, nos preocupa que nuestras vidas se estén desmoronando, y entonces pasamos todas las horas del día corriendo una loca competencia auto-impuesta hacia las mejores soluciones y acciones a tomar en este momento. Sin embargo, a veces todo lo que necesitamos es una conversación a corazón abierto para tener la energía y la paz mental para seguir adelante. ¡Deja que tus relaciones te alimenten!

Si la comunicación en línea no te resulta fácil, aquí te dejo dos ideas:

  • Programa tiempo en tu calendario para la comunicación diaria. La mayoría de mis amigos y familiares están en Europa, así que al menos un par de días a la semana, trato de reservar mis horas de 5 a 7 de la tarde, su hora de la mañana, para ponernos al día. Programarlo me ayuda a estar totalmente presente con ellos sin calcular cuánto tiempo me queda para enfrentar mi lista de tareas.
  • Sé creativo con el formato. En vez de quedar para un café de verdad, hazte una buena taza de algo y ponte cómodo. Puedes organizar noches de juegos de mesa virtuales, ver Netflix junto con su nueva función Netflix Party, o incluso cocinar juntos. Para muchos de nosotros, esto sonará obvio pero… ¡Enciende la cámara! 

Ilustración de Gemma Correll

Muévete a lo largo del día

Con el gimnasio del barrio cerrado, decidí ir a pasear por las calles vacías de Shanghai. Se sentía a la vez estimulante (¡qué rebelde!) y al mismo tiempo un poco deprimente (Shanghai es una ciudad de 20 millones de habitantes, y verla vacía fue una experiencia surrealista).

Pero moverme cada día, aunque llevando una incómoda máscara facial, mirando al cielo y oliendo las flores florecientes, me dio tanta esperanza y alegría. Cambiar mi entorno me ayudó a ver las cosas desde un ángulo diferente. Por supuesto, no estoy sugiriendo que rompas las reglas y vayas en contra de tus directrices locales. Pero si tienes la oportunidad, ¡encuentra espacios vacíos para caminar y úsalos!

Bailar también se convirtió en una nueva norma semanal para mi pareja y yo. Cada viernes por la noche, saludabamos el fin de semana con un montón de pasos de baile tontos, un poco de salsa, saltos y cantos desafinados. ¿No tienes pareja? No hay problema. Bailar contigo mismo también funciona, así como organizar una fiesta de baile online. Ha sido una forma divertida y alegre de animar el ambiente.

Durante este tiempo, también terminé de leer “Mueve tu ADN” de Katy Bowman. Entre otras cosas, ella enseña muchas maneras de moverse a lo largo del día y anima a sentarse en el suelo de muchas formas diferentes. Construir una nueva rutina de movimiento y aprender más sobre mi cuerpo ha hecho una gran diferencia en mi conciencia diaria.

Para organizar tu espacio de trabajo de forma creativa, agarra almohadas, bloques, cojines y colchonetas enrolladas que tengas por la casa. Si puedes, elige un lugar cerca de una fuente de luz natural. Para las posiciones sentadas, siéntate en suficientes almohadas o cojines. Asegúrate de que la pelvis no esté metida debajo e inclínate  desde la cadera un poco hacia delante. Estas son mis opciones favoritas:

Sentado

  • Mariposa sentada. Pon las plantas de los pies juntas, tan cerca o lejos de tu cuerpo como necesites. 
  • Siéntate con las piernas abiertas. Extiende tus piernas en forma de V. Cambia la distancia entre tus dos piernas para variar, y recuerda mover los dedos de los pies.
  • Siéntate en tus talones. Arrodíllate y siéntate en tus talones. Enrolla los dedos de los pies por debajo, y después de un rato extiéndelos; incluso puedes colocar algo entre los talones y las caderas para hacerlo más fácil para la pelvis. 

De pie (más o menos)

  • Apóyate en cuclillas. Agarra un cojín, una manta doblada o una colchoneta enrollada y pon tus talones sobre ella. Toma posición en cuclillas intentando no redondear tu espalda. Me gusta poner la parte de atrás de los brazos sobre las rodillas (la parte superior más carnosa), es más cómodo para la espalda (funciona por un tiempo corto y para hacer fluir la sangre más que para sostener por períodos prolongados de tiempo)
  • Equilíbrate en una superficie suave. Pon tus pies en un cojín, una manta doblada o una colchoneta enrollada de diferentes maneras. Coloca tus pies paralelos a lo largo del soporte o un pie delante del otro.

Crea tiempos muertos

Crea momentos de tiempo muerto en los que no mires las noticias, no trabajes, no estés viendo o escuchando más contenido. Nuestros sistemas nerviosos suelen estar sobrecargados pero durante estos momentos, están totalmente sobrecalentados , por lo que dar un descanso al consumo de contenidos es absolutamente necesario. Repito, es absolutamente necesario darle un descanso al consumo errático de contenido—sí, te estoy mirando a ti, Netflix.

Los tiempos muertos nos ayudan a perdernos en la respiración, en el flow, en una historia que nos aleja de la seriedad de la vida. Facilita un tiempo en el que podemos ser amables, pacientes y compasivos con nosotros mismos. En nuestro planeta moderno de yoga, normalmente pensamos que esto tiene que significar meditar, hacer ejercicios de respiración o una práctica de asanas reconstituyentes, pero hay muchas más formas en las que podemos encontrar ese flow. 

  • Subir las piernas a la pared con los sonidos relajantes de la naturaleza de fondo (entrando por la ventana o de una lista de música)
  • Colorear en uno de esos libros que me dice dónde poner el color y qué tipo de material necesito (lo cual es genial para limitar el cansancio de tener que tomar decisiones todo el tiempo y la intimidante página en blanco)
  • Hornear y cocinar
  • Leer ficción
  • Olvidarme de los planes
  • Permanecer fuera de las redes sociales (incluso cuando el firewall chino lo permitió)

Aquí van tres cosas más que realmente quisiera poder hacer:

  • Abrazarme con un perro
  • Acariciar a un gato y escucharlo ronronear por horas y horas.
  • Hacer caminatas, sumergiéndome en la naturaleza, como en un bosque, lago o playa.

Sí, esta es una invitación para que tú lo hagas si puedes. ¡Estoy segura de que se sentirá muy lindo!

Cuida y pasa tiempo en tu comunidad

En China, la única plataforma que se necesita es WeChat. Es una mezcla de WhatsApp, Facebook, Instagram, Apple o Google Play, e incluso Craigslist. Cada comunidad local tiene un grupo allí. Puedes encontrar grupos religiosos, grupos de compra y venta, grupos de caridad, grupos de eventos, grupos para extranjeros de cada país. Es un poco abrumador a veces, pero en tiempos como estos, este espacio virtual es una fuente de comodidad y vida.

Vi empresas organizar seminarios web para ayudar a las pequeñas empresas a navegar el desafío económico de tener que detener casi todas las actividades. Me invitaron a eventos de Zoom para reuniones de la comunidad los fines de semana. La gente compartía noticias conmovedoras de un Wuhan en apuros y las cosas positivas que estaban experimentando debido al encierro, como pasar más tiempo que nunca con su pareja por tener que quedarse en casa.

Dibujo de Revelatori

Esto es lo que puedes hacer para y con tu comunidad:

  • Si es posible y cuando sea posible, sigue haciendo lo que estabas haciendo, en línea. 
  • Organiza o asiste a cosas nuevas en línea: noches de cine con amigos, juegos simples como tabú o charadas, sesiones de trabajo en grupo…
  • Empieza un club: club de lectura, club de reposteria, club de vídeos de gatos tiernos… Crea una cadena de mensajes y establece un par de reglas (por ejemplo, zona libre de COVID-19, mantener el contenido en línea con el tema del club, etc.).
  • Verifica regularmente, ¿cómo están los demás? Puedes crear una reunión semanal en línea en la que cada uno tome su turno para compartir lo que siente y piensa, asegurando así que todos se sientan escuchados. No se trata de ofrecer soluciones, sino simplemente de escuchar, ya que a veces lo único que necesitamos es un oído amable.
  • Ofrece tu ayuda teniendo en cuenta tus límites de energía y tus límites personales. Repito, ¡ten en cuenta tus propios límites!

Sólo baja la velocidad

Una amiga mía que vive en Israel me mandó un mensaje de texto el otro día contándome que había comprado todo lo necesario para hacer macramé, manualidades y artesanías, para coser y mucho más. Ella es una verdadera abeja, siempre saliendo, andando por aquí y por allá, bailando, juntándose a tomar tragos o cenar con amigos.

Justo en este momento algunas cosas tienen que esperar. Sigamos todos su ejemplo y agarremos nuestros materiales para crear artesanías y oficios usando el tiempo dentro de casa de forma entretenida, divertida y llena de aprendizaje.

Re-evalua tus límites

Ahora es tan buen momento como cualquiera para decir no a lo que no se siente bien, bueno o útil. Todo el mundo está pasando por un momento difícil, incluyéndote a ti. Aquellos que te quieren entenderán que podrías necesitar tiempo a solas y lejos de tu teléfono. Ya sea que seas introvertido o extrovertido, todos necesitamos descansar y recargar nuestras baterías.

Pregúntate si tienes capacidad para charlar o echar una mano antes de extenderle a alguien una invitación. Ayúdate a ti mismo primero y recuerda ese dicho de que no puedes compartir lo que no tienes.

Piensa en los límites profesionales, también. Si eres una persona a la que la gente acude en busca de ayuda, consejos o herramientas, está bien no darlo todo como normalmente lo haces. Y si ves a otras personas de tu comunidad dando consejos, clases gratuitas o formas de sortear crisis, no significa que tú también tengas que hacerlo.

No hay una forma correcta de responder en momentos como estos. Todos hacemos lo mejor que podemos con las herramientas que tenemos, y a veces necesitamos dormir y escuchar a nuestras tripas y corazones.

Aquí van algunas ideas prácticas sobre cómo establecer límites:

  • Di a tus seres queridos si no tienes energía para hablar sobre el virus o cualquier otro tema que cause estrés y ansiedad en ti.
  • Haz una lista, garabatea, pinta, dibuja… tus necesidades. Y observa cómo las está llenando actualmente. 
  • Vuelve a evaluar los hábitos y rutinas que tienes, de tal forma que puedan satisfacer tus necesidades actuales. Elige los que te resulten más reconfortantes; no te impongas nada ahora mismo.
  • Al igual que con las noticias, fija una hora del día y un límite de tiempo para el consumo de redes sociales. Si bien pueden ayudarnos a sentirnos conectados, también pueden desencadenar ansiedad. Concéntrate en lo que te aporte valor y comodidad, y deja el resto fuera.

No tengas miedo de cambiar cosas ahora mismo. Mis últimos límites incluyen revisar los correos electrónicos con menos frecuencia y empezar a trabajar después de haber hecho algo que me trajera paz y alegría (un paseo, una lectura de ficción).

Cultiva auto-compasión 

Cuando nos sentimos protegidos en nuestras casas y bien de salud, es fácil pensar que a) debemos hacer algo para ayudar, y b) no nos está permitido sentir lo que otros en situaciones más complejas pueden estar sintiendo. Recuerda que no importa quién o dónde estés, tú también eres un ser humano con sentimientos, y con sólo dos manos y un corazón para ofrecer.

Para contrarrestar la idea (a), tómate este tiempo para ser amable, bondadoso y cariñoso contigo mismo de la forma en que lo haces con tus personas favoritas. Una vez más, nadie sabe realmente qué es lo mejor que se puede hacer en este momento, y tú, como todos los demás, estás haciendo lo mejor que puedes. ¿Puedes escucharte activamente a ti mismo un poco más? ¿Puedes quitarte algo de peso de los hombros, sacando las cosas que no son urgentes de tu lista de tareas? Encuentra tu propio soporte primero, y luego ayuda a los demás.

Una de las cosas más amorosas que he hecho por mí mismo en este tiempo es crear una nueva rutina que me da tiempo para mí, antes que nada. Cada mañana, doy un paseo corto a la única cafetería abierta y camino extra despacio para hacer durar el momento. ¡Ese día el sol salió conmigo!

Para contrarrestar la idea (b), recuerda que no existe jerarquía en el sufrimiento. Nadie es inmune al miedo, la desesperación, la frustración, la ansiedad o la soledad. Permítete sentir lo que sea que necesites sentir (caminatas y las actividades en tus espacios personales serán de ayuda). Todo lo que estás experimentando ahora es válido y merece tu atención. ¡Abrázate si eso también te ayuda! 

Cultiva la perspectiva

A veces simplemente nos quedamos atascados en nuestras cabezas, rumiando pensamientos durante horas sin encontrar una salida. Poner las cosas en perspectiva es aterrador y tranquilizador, dos sentimientos que realmente necesitamos en tiempos de crisis.

Perspectiva no se trata de buscar lo positivo; en cambio, se trata de alejarse para ver el panorama general. Ver las cosas desde la distancia trae claridad, lo que a su vez nos pone los pies sobre la tierra. Aquí van algunas formas con las que puedes crear esta sensación de perspectiva:

  • Haz un inventario de las cosas a las que tienes acceso. Para mí, no poder usar WhatsApp resultó ser difícil, e intenté encontrar la tranquilidad en el hecho de que todavía tenía acceso a WeChat para llamar a mis padres y estar en contacto con mis amigos locales.
  • Define sobre qué cosas tienes control y sobre las que no. Una vez que tengas claro esto, podrás dedicar tu energía a lo que puedes cambiar y soltar el resto. Pasé mucho tiempo preocupándome por la situación del acceso a Internet. Después de una semana de frustración, lo vi como una forma de trabajar menos y dedicar más tiempo a tareas creativas. Me llevó algo de tiempo, pero lo conseguí. Resultó que pasar una hora leyendo un libro fascinante es mucho más agradable que estar sentada frente a mi computadora esperando que el maldito VPN se encienda para poder acceder a Google Drive (y nunca lo hizo).

¡Sé creativo con el internet!

Me siento afortunada de ser una persona introvertida, no sujeta a una oficina, y nómada. Esto me ha enseñado a buscar y utilizar las comunidades en línea para construir y cultivar relaciones a la distancia. Recurrí a mi comunidad en línea semanalmente, si no diariamente, y asistí a tantos eventos en línea como me fue posible. Eso me ayudó a mantenerme cuerda y a pensar en otras cosas, especialmente porque, en ese momento, pocas personas fuera de China se preocupaban por la situación.

Tener que quedarse en casa no significa que todo tenga que parar. Recurre a Internet y usa su increíble potencial. Indaga en el mundo virtual e investiga sobre tu tema favorito. Diviértete creando una lista de canciones. Organiza noches de películas en línea y fiestas espontáneas de Zumba con tus amigos. ¡El mundo (en línea) es tu ostra!

Recursos en español

UNESCO – cultura y entretenimiento latinoamericano

Plataforma de la UNESCO para visitar museos, ver espectáculos, cine, danza, teatro, música, e incluso bajar libros en PDF de toda Latinoamérica.

Psiconecta

Sitio con herramientas y recursos de una red de psicólogos que buscan colaborar con la salud mental de las personas durante la cuarentena.

Educación 2020 – especial cuarentena

Recursos educativos, de información y apoyo para familias, con mucho material de apoyo para niños en casa.

Recursos en inglés

Stop, Breathe & Think (Detente, Respira & Piensa)

Es mi aplicación favorita para la meditación por su función de registro – esto reduce el cansancio que resulta de tomar decisiones todo el tiempo. Te da unos segundos para notar cómo te sientes mental y físicamente y luego crea una lista personalizada de meditaciones basada en eso.

Quarantivity (Cuarentividad)

Cuarentena + Creatividad, es un sitio para recopilar, conectar y compartir todos los resultados positivos de todo el mundo. Puedes enviar tus propias creaciones o comprobar los recursos y envíos. 

Startups Fighting to Flatten the COVID-19 Curve  (Iniciativas que luchan por aplanar la curva COVID-19)   creada por AngelList.

Presenta una lista de empresas emergentes que encuentran formas para cuidar de sus comunidades.

Lecturas

COVID-19 Isn’t Just a Medical Crisis—It’s an Existential One

COVID-19 No es sólo una crisis médica – Es una crisis existencial escrito por Double Blind Mag, habla sobre como la desaceleración nos obliga a plantearnos preguntas más profundas.

What China’s Coronavirus Response Can Teach The Rest of The World

Lo que la respuesta de China al Corona Virus le puede enseñar al resto del mundo, escrito por Nature, sobre el éxito de las limitaciones extremas sobre la movilidad de la población han limitado la propagación del virus. (Nota: Cuando leas los números, ten en cuenta que China tiene 1.400 millones de habitantes y que los ciudadanos chinos son extremadamente obedientes a la ley)

Comunidades en línea

Digital Nomad Girls, este es un grupo y plataforma de Facebook y con miembros que son empresarios y trabajadores independientes buscando apoyo moral mientras están de viaje.

¿Qué están haciendo sus comunidades en línea en este momento para apoyar el desafío que estamos experimentando colectivamente? ¡Compártelas con nosotras!

Escrito por Ely Bakouche, aquí está la versión original en inglés.

Traducido por Jericó Zambrano

Editado por Anastasia Buterina (inglés), Ely Bakouche (español)


Sign Up for Our Newsletter

Please wait...

Thank you for sign up! We ❤️ you


Enjoyed reading this article? Consider supporting us on Patreon or making a one-time donation. As little as $2 will allow us to publish many more amazing articles about yoga and mindfulness.

%d bloggers like this: